• 5 de noviembre de 2014
es

Brasil: 20 años del Punto Corazón Sagrada Familia

Coomunidad actual del Punto Corazón

El 26 de Octu­bre del 2014 se cele­bró la fiesta de los 20 años del Punto Cora­zón “Sa­grada Fami­lia” en la ciudad de Simões Filho en Brasil. Hna María Belén, una de las fun­da­do­ras de esta casa nos da su tes­ti­mo­nio.

Guía­dos por una estre­lla

Hace 20 años, en los últi­mos días del mes de octu­bre del 94, Luci­lle y yo lle­gá­ba­mos a la Coroa da Lagoa. Hasta ese día solo había­mos escu­chado el nombre del barrio al que había­mos sido des­ti­na­das. Una casa muy humilde nos espe­raba, sobre el portón de entrada había una estre­lla ama­ri­lla que bri­llaba con el sol. Fue viendo esa estre­lla que los que bus­ca­ban la casa donde el Punto Cora­zón se ins­ta­la­ría, com­pren­die­ron que debía ser allí, que esa era la casa que el Señor nos daba. Esa estre­lla nos hizo pensar en aque­lla otra que había guiado a los Magos hasta el pese­bre y fue así que el Punto Cora­zón reci­bió el bello nombre de "Sagrada Fami­lia”. Geo­grá­fi­ca­mente, el Punto Cora­zón está en el centro del barrio y no es casua­li­dad si el Señor nos dió esa casa porque el cora­zón es siem­pre el centro.

Los amigos de la parro­quia vecina nos ayu­da­ron a amo­blar la casa, que no tenía nada cuando lle­ga­mos. La Pro­vi­den­cia, esa gran amiga de Puntos Cora­zón, nos ayudó hasta en los más míni­mos deta­lles a través de per­so­nas muy gene­ro­sas y desin­te­re­sa­das. Gra­cias a ellos pudi­mos ins­ta­lar­nos rápi­da­mente. ¡Fue her­moso ver el entu­siasmo de la gente y su ale­gría al ver llegar a los misio­ne­ros de Punto Cora­zón a ese barrio tan nece­si­tado!

Los pri­me­ros que lle­ga­ron al Punto Cora­zón fueron como siem­pre los niños. Ense­guida empe­za­mos a cono­cer a sus madres -los padres eran los gran­des ausen­tes en las fami­lias. Y ese fue el primer sufri­miento que des­cu­bri­mos en el barrio: la ausen­cia del padre. Luego des­cu­bri­ría­mos otros sufri­mien­tos, pero ese fue el pri­mero y más dolo­roso en la vida de esas fami­lias.

Hoy, el Punto Cora­zón de la Sagrada Fami­lia cumple 20 años, 20 años de pre­sen­cia y de amis­tad. Cuando uno reco­rre las calles de la Coroa da Lagoa se escu­chan las voces de gran­des y chicos lla­mando a los volun­ta­rios, pidién­do­les de entrar en sus casas o de jugar un momento juntos. Los volun­ta­rios son como un pilar, la cer­teza que Dios está con ellos, que no están aban­do­na­dos. Y todo se vuelve más fácil cuando uno sabe que está acom­pa­ñado, que hay alguien en quien con­fiar, que el amigo está allí. El Punto Cora­zón es esa pre­sen­cia dis­creta y pro­fun­da­mente activa, como todo lo que anima el Espí­ritu Santo.


Volver