• 10 de septiembre de 2015
es

Fiesta de Nuestra Señora de la Compasión

María se ofrece, pres­tando oído a la lla­mada de Dios. Para ella, pres­tar oído sig­ni­fica ponerse a dis­po­si­ción de esta lla­mada, en el aban­dono total a sí misma. Sig­ni­fica aban­do­narse con toda la fuerza y la pro­fun­di­dad de su ser y de su capa­ci­dad y, por lo tanto, entre­garse en la fir­meza y en la debi­li­dad al mismo tiempo: la fir­meza de aque­lla que está dis­puesta a reci­bir cual­quier dis­po­si­ción de Dios y la debi­li­dad de aque­lla que ya ha sido pre­pa­rada, que es lo sufi­cien­te­mente débil como para reco­no­cer el poder de la per­sona que la llama y al mismo tiempo lo sufi­cien­te­mente fuerte como para ofre­cerle su propia vida, sin reserva alguna.

Adrienne Von Speyr

Volver