• 21 de enero de 2016
es

15 años del Punto Corazón de Ecuador

Karen y Sra Judith, Guayaquil Dic. 2015

Extracto de la carta de Delcia que nos cuenta del 15 ani­ver­sa­rio del Punto Cora­zón de Ecua­dor:

Estu­vi­mos pre­pa­rando el ani­ver­sa­rio de nues­tro Punto Cora­zón… 15 años de pre­sen­cia y amis­tad en Ecua­dor. Fue impre­sio­nante ver cómo cada uno de nues­tros amigos, del barrio y de afuera, hicie­ron propio el fes­tejo par­ti­ci­pando en cada deta­lle de la orga­ni­za­ción.

Les cuento de nues­tra amiga Sra. Judith; le pedi­mos que sea la encar­gada de toda la deco­ra­ción, incluida la mesa prin­ci­pal que tiene una torta falsa (típico de fies­tas ecua­to­ria­nas). No había pasado una semana cuando fuimos a verla para saber cómo iba todo, si nece­si­taba ayuda, y nos sor­pren­dió con todo lo que ya tenía pre­pa­rado. Había pen­sado en cada deta­lle de la deco­ra­ción, los colo­res, lo que se ponía en la mesa, hasta diseñó un cartel con luces navi­de­ñas que decía “Pun­tos Cora­zón”; real­mente había puesto todo su cora­zón en ello. Sra. Judith está siem­pre callada, su pre­sen­cia puede ser muy silen­ciosa pero se sabe que allí estuvo porque todo está pre­pa­rado. Pienso en ella y real­mente veo el “no hay amor más grande que dar la vida por los amigos”; Sra. Judith da todo de su ser por sus amigos y es mara­vi­lloso.

En la fiesta del Ani­ver­sa­rio, tam­bién qui­si­mos rega­lar a todos nues­tros amigos una obra de teatro, en la que par­ti­ci­pa­ron algu­nos jóve­nes y niños del barrio. Repre­sen­ta­ron la vida de San Jeró­nimo Emi­li­ani, que es el patrono uni­ver­sal de los huér­fa­nos y de la juven­tud aban­do­nada; él es tam­bién el Santo Patrono de nues­tra casa, por eso el Punto Cora­zón de Ecua­dor se llama “San Jeró­nimo Emi­li­ani”.
Fue muy lindo ver el com­pro­miso de ese grupo de jóve­nes y niños, el esfuerzo por pre­pa­rar su ves­tua­rio, la ayuda para armar la esce­no­gra­fía, ganán­dose los aplau­sos y la ale­gría de todos los pre­sen­tes. Yo era la encar­gada de escri­bir y guiar la obra, así que verlos actuar me llenó de emo­ción y orgu­llo; yo pen­saba “¡esos son mis chicos!”.
Algu­nos de nues­tros amigos dieron tes­ti­mo­nios, habla­ron de su expe­rien­cia y de qué es Puntos Cora­zón para ellos; es increí­ble ver cómo han com­pren­dido el carisma de esta obra, que uno de ellos resu­mió con un “ellos están siem­pre allí, pre­sen­tes”. Escu­char­les hablar me recordó mi lla­mado a esta misión, ese lla­mado a ser pre­sen­cia, a ser amiga.

Fue un pri­vi­le­gio para mí haber podido estar aquí cele­brando este Ani­ver­sa­rio; que de todos los misio­ne­ros que han pasado por este Punto Cora­zón, me haya tocado a mí estar hoy pre­sente.

<span class="caps">JPEG</span> - 209.2 KB


Volver