• 9 de agosto de 2011
es

15 años de presencia en Villa Jardín

Gray­son, misio­nero en Buenos Aires, nos com­parte el 15 ani­ver­sa­rio de su Punto Cora­zón:

«“¡Viva Cristo! ¡Viva María! ¡Viva Puntos Cora­zón!» La gente que­rida de Villa Jardín gri­taba estas pala­bras el sábado 16 de Julio cami­nando en pro­ce­sión por las calles del barrio. Fes­te­já­ba­mos los 15 años del Punto Cora­zón Beato Carlos de Fou­cauld en Lanús (Buenos Aires).

La pro­ce­sión, un grupo grande de amigos de la parro­quia Cristo Reden­tor, veci­nos, amigos de la Capi­tal, amigos de Comu­nión y Libe­ra­ción, etc. avan­zaba con can­cio­nes, peti­cio­nes a la Virgen y leta­nías a los santos por las calles cer­ca­nas al Punto Cora­zón. El sol bri­llaba mien­tras cami­ná­ba­mos con la esta­tua de María que adorna la capi­lla de nues­tra casa. La Virgen rodeada con flores rosa­das y blan­cas fue car­gada por varios amigos que lle­va­ban una gran son­risa.

Un momento de gran ale­gría y emo­ción fue cuando pasa­mos por la anti­gua capi­lla “San Juan Bau­tista”, en una parte bien humilde del barrio cono­cida como la zona del «Quinto.» Las cam­pa­nas de la capi­lla sona­ban solem­ne­mente y la gente agregó sus gritos y excla­ma­cio­nes. Ter­mi­na­mos la pro­ce­sión frente al Punto Cora­zón, donde los bancos y el altar esta­ban ya pues­tos para la misa de acción de gra­cias.

Atrás del altar, un cartel grande decía «15 Años Puntos Cora­zón en Villa Jardín.» Un gran amigo desde la fun­da­ción, el Padre Fran­cisco Dela­mer, cele­bró la misa en la que agra­de­ció en nombre de todos por la pre­sen­cia del Punto Cora­zón en el barrio. Des­pués de la comu­nión, el Padre llamó a los niños al altar para una ben­di­ción espe­cial.

Des­pués de la misa hubo un com­par­tir con 15 tortas hechas por las 15 comu­ni­da­des de la parro­quia. Los amigos de los niños repar­tie­ron como rega­los una foto-collage con todas los ros­tros de los misio­ne­ros que pasa­ron por la casa, acom­pa­ñado por un dena­rio... regalo muy apre­ciado por los amigos.

El día fue muy espe­cial para todos. La ale­gría y el gozo de la gente de Villa Jardín nos hizo per­ci­bir los frutos de estos 15 años de pre­sen­cia. ¡Viva Puntos Cora­zón!"


Volver