• 3 de febrero de 2014
es

15 años de presencia de Puntos Corazón en Tegucigalpa

Festejo con los niños

por Gaby F.:

El domingo, primero de diciembre,
celebramos un evento muy importante,
especialmente en Centroamérica: los
quince años del Punto Corazón Santa
María Goretti. Para agradecer a
nuestros amigos y festejar con ellos
propusimos dos eventos: Una misa de
acción de gracias y una obra de teatro.

Para la misa, la iglesia estaba
totalmente llena. Hubo un momento
particularmente fuerte durante las
ofrendas mientras yo pasaba la
colecta, ver la grandísima mezcla de
personas allí sentadas todas juntas.
Estaban nuestros amigos que viven por
el río comiendo solamente arroz y
frijoles en sus casitas de madera,
sentados al lado de uno de nuestros
bienhechores más generosos.
Fue verdaderamente una
bendición, un milagro, el haber
compartido la misma misa con
todos ellos. La homilía de Padre
Ricardo fue genial, pudo capturar
nuestra misión realmente católica,
hablando universalmente a cada
persona allí presente. Expresó de una
manera bella exactamente el carisma
de Puntos Corazón, llamando a todos a
ser también, un punto del amor de
Cristo, un punto del corazón.

Como segunda parte de nuestra
celebración de los quince años de
presencia de Puntos Corazón en
Honduras, armamos un gran evento
dirigido especialmente a los niños de
todas las edades de nuestra colonia el
28 de diciembre en nuestra casa. Con
la ayuda de unos doce jóvenes que
comprometieron el tiempo de sus
vacaciones para ensayar, preparar la
escenografía y el vestuario de la obra
de teatro “El cuarto rey mago”.
El teatro salió súper bien, cada joven
puso todos sus esfuerzos, hasta
aquellos con los papeles más
pequeños, terminaron la obra todos
orgullos por haber hecho realmente
bien todo lo que podían.
Al terminar la obra, repartimos fresco,
las bolsitas de dulces, y después los
nacatamales (hechos por nuestras
vecinas) con la ayuda voluntaria de
unas amigas que estaban para mirar el
teatro.
Sobre todo, el teatro fue una
oportunidad para trabajar juntos, al
lado de nuestros amigos, fue una
oportunidad de ver sus talentos en
acción, los talentos del drama y el arte
de Carmen María, los talentos en la
cocina de Doña Santos y Doña Choli,
los talentos quizás recién descubiertos
por ellos mismos con el teatro de
nuestros amigos jóvenes. En trabajar
juntos, pudimos profundizar más las
amistades y regalar a la colonia por la
mutua fidelidad que nosotros tenemos
por ellos, y ellos por nosotros.


Volver