• 23 de julio de 2009
es

Concierto único a beneficio de Puntos Corazón

Desde la fundación de Puntos Corazón nuestro fundador el P. Thierry de Roucy nos enseñó a dejarnos guiar por el Espíritu Santo para acercarnos a los que más sufren, a los más solos, a los más vulnerables, a las personas que necesitan en este momento una presencia gratuita que les permita dar un paso más en la vida, levantarse, decir sí a la realidad que les toca. Aprendimos a mirar más allá de lo visible, de lo que nos choca, de nuestra primera reacción… Aprendimos a mirar más hondo para rescatar y revelar la belleza, la luz divina presente en cada hombre.

En esta búsqueda de lo más profundo, de lo más auténtico, de lo divino en lo humano, descubrimos que los artistas tienen mucho que enseñarnos. El arte surge del corazón del artista y plasma la belleza en un movimiento único, siempre más en conformidad con la sed de verdad que lo habita. La obra de arte es así expresión de esta inquietud, en un siempre más…

Lo que nos marcó mucho en nuestros últimos encuentros con Francisco Manuele –que está desde hace ahora nueve meses en una hogar– es su continua búsqueda de esta conformidad con su corazón y su capacidad de revelar lo bello, lo grande, de asombrarse de las personas mayores con las que comparte hoy su vida cotidiana.

Esta búsqueda del corazón del otro por la amistad, parece ser en él muy unida a su búsqueda artística. Hoy, más que por el piano, su creatividad se expresa por los gestos más sencillos de la vida cotidiana, por una actitud que enciende luces y transforma la realidad.

Queremos que este concierto que nos van a brindar los renombrados músicos Pía Sebastiani y Rafael Gintoli, sea a beneficio de todos los que –como los Amigos de los niños- desean revelar la belleza. Los invitamos a descubrir y apoyar nuestro pequeño Movimiento. Queremos suscitar un movimiento de compasión, un movimiento que llene la realidad de nuestro mundo de la luz de Dios.


Volver