• 2 de agosto de 2012
es

Martha - Deva, Rumania

UNA PRESENCIA QUE NOS HACE RECONOCER LA PRESENCIA - Carta a los padrinos, febrero 2011

"Mientras prepara el café para servirnos, ella nos comparte todo el dolor que lleva desde hace unos años, el hecho de haber dado todo para que sus hijos crecieran bien y ahora los ve tan violentos con ella, tan indiferentes que ella no puede ver el sentido de porqué continuar viviendo.
¿Por quién yo di mi vida? Yo tenía la opción de dejar a mis hijos en un orfanato y rehacer mi vida, pero no, yo elegí vivir por cada uno de ellos.
Ella nos confía que esta tarde tuvo la idea de tirarse bajo un tren, con lágrimas en los ojos ella confía todo lo que es absurdo a sus ojos. Alex continua durmiendo, mientras su mamá se libra de aquello que tanto dolor le causa.
Ella mirándonos, se pregunta por qué nosotras vamos a visitarla y comienza a decir todo los que nuestra presencia le aporta: ustedes me ven diferente, ustedes saben encontrar lo bueno que hay en cada hombre, cada vez que ustedes llegan aquí es como si el sol saliera, sus presencias son como un perfume de Lis, hay una pureza en sus miradas, con ustedes, también yo, veo lo bueno del corazón del hombre."


Volver